Juan Antonio García Amado

Juan Antonio Garcia Amado

Catedrático de Filosofía del Derecho. Universidad de León. He publicado libros y unas cuantas decenas de artículos de Filosofía del Derecho, Teoría del Derecho y Filosofía Política. Creo firmemente en la interdisciplinariedad de la investigación jurídica y no soy partidario de barreras disciplinares o gremiales. Por eso tengo también un buen puñado de escritos publicados sobre temas de Derecho Penal, Derecho Constitucional, Derecho Civil, Derecho Laboral, Derecho Administrativo, Derecho Procesal… Y sobre asuntos de Derecho y cine o Derecho y literatura, entre otros. La relación de mis trabajos puede consultarse en bases como Dialnet.

Estándares de conducta y responsabilidad jurídica (lex artis, buen padre de familia, persona razonable…)

Estándares de conducta y responsabilidad jurídica (lex artis, buen padre de familia, persona razonable…)

Juan Antonio García Amado* La calificación jurídica El sistema jurídico califica conductas, relaciones, objetos o entidades y estados de cosas y tal calificación se hace, en principio, mediante normas jurídicas. Entre las funciones principalísimas de las normas...

Sobre el parágrafo 2º del artículo 489 del nuevo Código Procesal Civil Brasileño. O de cómo acabar con el derecho a base de ponderar a calzón quitado.

Sobre el parágrafo 2º del artículo 489 del nuevo Código Procesal Civil Brasileño. O de cómo acabar con el derecho a base de ponderar a calzón quitado.

Por Juan Antonio García Amado En 2016 entró en vigor el nuevo Código Procesal Civil Brasileño. El parágrafo 2º del artículo 489 es una de las normas más extrañas y curiosas que he visto en mucho tiempo, incluso en esta época en que el legislador, y muy especialmente...

¿Sería mejor que nos jugáramos los fallos a los dados? Comentario a la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Penal, 623/2016, de 13 de julio

¿Sería mejor que nos jugáramos los fallos a los dados? Comentario a la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Penal, 623/2016, de 13 de julio

¿Debe graduarse la pena en función de las circunstancias personales del culpable? ¿Debe la pena ser “proporcional” a tales circunstancias? ¿Habría que explicitar cuáles son las circunstancias en cuestión y cómo es su escala? Todos estos enigmas y algunos más los suscita la sentencia que se analiza, pero ninguno queda resuelto en ella.