Por Jason Collins

Nota de Jesús Alfaro: este post es una traducción del post de Jason Collins A Critical Behavioural Economics and Behavioural Science Reading List. De varios de los trabajos listados por Collins nos hemos ocupado, bien en el Almacén de Derecho, bien en el blog de Derecho Mercantil, por lo que he añadido una lista de Entradas relacionadas al final.

 

Esta lista trata de equilibrar la visión demasiado unidimensional que puede apreciarse en muchos libros de divulgación científica, charlas TED, reuniones científicas etc. Está indicada especialmente para los que creen que entienden razonablemente bien la literatura sobre el particular porque han leído Thinking Fast and Slow, Predictably Irrational y Nudge.

El objetivo no es argumentar que toda la psicología económica y la ciencia del comportamiento es basura (no lo es). Tampoco la he diseñado con el objetivo de que sea equilibrada – la lista puede combinarse con un montón de buenas listas de lectura que hay en otros sitios (por ejemplo).

Si hay otros libros o artículos que debería agregar, agradecería que me lo indicaran (@jasonacollins), o si hay trabajos que refuten de forma particularmente eficaz a los que figuran en la lista. Esta lista es un primera selección basada en mi propia memoria de artículos y libros, por lo que estoy seguro de que faltan algunos buenos. He establecido una barrera de calidad no demasiado alta y he incluido trabajos que tienen al menos una idea interesante aunque no esté de acuerdo con todos los argumentos que se exponen en ellos.

Libros

  • Gerd Gigerenzer, Peter Todd y grupo de investigación ABC, Simple Heuristics That Make Us Smart: reglas heurísticas simples pueden ser, a la vez, rápidas y acertadas, sobre todo cuando se examina cómo funcionan en la vida real en lugar de examinar su coherencia con principios de racionalidad.
  • Doug Kenrick y Vlad Griskevicius, The Rational Animal: How Evolution Made Us Smarter Than We Think: Es una buen análisis de la idea según la cual la Psicología Evolutiva puede añadir mucho valor a la Psicología Económica. Como inconveniente, tiene que, a veces, incurre en la falacia del espantapájaros, esto es en atacar posturas en Economía que nadie defiende seriamente y, en otras ocasiones y como se expondrá a continuación, se apoya en exceso en los estudios sobre incentivos (priming) que han sido desacreditados.
  • El libro de David Levine Is Behavioural Economics Doomed? merece ser leído pero es, a veces, frustrante. Estoy de acuerdo con el argumento central de Levine de que la racionalidad esta infravalorada, pero el libro está lleno de falacias de espantapájaro
  • El libro de Phil Rosenzweig Left Brain, Right Stuff: How Leaders Make Winning Decisions es un entretenido análisis del acierto de los descubrimientos de la Psicología Económica cuando la gente toma decisiones en el mundo real
  • El libro de Gilles Saint-Paul The Tyranny of Utility: Behavioral Social Science and the Rise of Paternalism expone ideas importantes. Sin embargo, es difícil aceptar su tono airado.

Críticas generales y metodológicas

  • Nathan Berg y Gerd Gigerenzer, As-if Behavioral Economics: Neoclassical economics in disguise: Argumentos del tipo “como si”, esto es, basados en la suposición de que los individuos actúan en la vida real de una forma determinada, se utilizan frecuentemente en el ámbito de la Psicología Económica para justificar modelos psicológicos que añaden nuevos parámetros para hacer encajar los resultados de las decisiones, en lugar de describir en detalle procesos psicológicos que sean más realistas o que encuentren más sustento en los datos empíricos y que expliquen de verdad los resultados. El trabajo contiene también una crítica de la teoría de las prospección por su falta de realismo en lo que a la descripción de los procesos mentales implicados en la toma de decisiones (pdf de la versión no publicada del trabajo)
  • Ken Binmore, Economic Man – or Straw Man? (versión pdf) sostiene que afirmar que el modelo del “homo oeconomicus” es un fracaso metodológico significa, en realidad, atacar una posición que no sostienen los economistas e ignorar, a la vez, las pruebas empíricas que indican que la gente se comporta como “hombres económicos”.
  • Ken Binmore y Avner Shaked, Experimental economics: Where next? (versión pdf): “Animamos a los economistas experimentales… a que se unan al resto de la comunidad científica y adopten una actitud más escéptica cuando hagan afirmaciones grandiosas sobre la conducta humana extrapoladas a partir de datos insuficientes”. V., la página web de Avner Shaked que documenta el debate subsiguiente.
  • Gerd Gigerenzer debate con Daniel Kahneman y Amos Tversky: Gigerenzer da el primer golpe (pdf). Kahneman y Tversky responden (pdf – este pdf incluye también una réplica al siguiente escrito de Gigerenzer). Gigerenzer replica (pdf). Me considero fan de buena parte del trabajo de Gigerenzer, pero su fuerte no está en el ataque directo y Kahneman y Tversky salen mejor parados en este intercambio intelectual
  • Joseph Henrich, Steven Heine y Ara Norenzayan, The weirdest people in the world?: “Tenemos que ser menos arrogantes al abordar cuestiones de la naturaleza humana. A menudo las basamos en datos extraídos de una pequeña y bastante extraña parte de la Humanidad (los weird, o sea, Western, Educated, Industrialized, Rich, and Democratic)
  • Owen Jones, Why Behavioral Economics Isn’t Better, and How it Could Be: “… La Economía del Comportamiento, y aquellos que se basan en ella, se están quedando atrás con respecto a los nuevos desarrollos en otras disciplinas sobre los mismos misterios de cómo toman sus decisiones los humanos”
  • Douglas Kenrick et alii, Deep Rationality: The Evolutionary Economics of Decision Making: Muchos de nuestros sesgos son, de hecho, profundamente racionales (ver mi entrada sobre este trabajo).
  • David Levine and Jie Zheng, The Relationship Between Economic Theory and Experiments (pdf): La idea de que la teoría económica carece de importancia o tiene una capacidad escasa para explicar los resultados experimentales es engañosa. La teoría económica hace predicciones concretas sobre muchas situaciones y es bastante precisa al predecir los comportamientos de laboratorio. Hay situaciones donde se imputa a la teoría fallos que, en realidad, son fracasos en la aplicación de la teoría”.
  • Steven Levitt y John List, Homo economicus Evolves (pdf): “Los modelos económicos pueden mejorar gracias a la incorporación de conocimientos adquiridos por la Psicología, pero la conducta en el laboratorio no es, probablemente, una buena guía para entender la conducta de los individuos en el mundo real.
  • Steven Levitt y John List, What Do Laboratory Experiments Measuring Social Preferences Reveal About the Real World?: “Hay que ser muy cautos al generalizar los resultados de laboratorio a partir de una muestra: tanto a otras poblaciones como a otras situaciones”.
  • Pete Lunn y Tim Harford debaten: Behavioural economics: is it such a big deal?: “La idea de que los fundamentos básicos de la Economía han sido desmontados es absurda”
  • The Open Science Collaboration, Estimating the reproducibility of psychological science (pdf): “La replicación de estudios tuvo resultados significativos en el 36 % de los casos; el 47 % de los tamaños de los efectos originales se encontraban en el intervalo de confianza del 95% del tamaño del efecto de replicación; 39% de los efectos fueron subjetivamente calificados en el sentido de que se había replicado el resultado original. “Las cifras son especialmente malas para la Psicología social”
  • Una nota de Ariel Rubinstein sobre un par de trabajos de Psicología Económica de Colin Camerer y Matthew Rabin: “Para que la Psicología Económica sea un programa revolucionario de investigación en lugar de un episodio pasajero, debe ser más abierta y mucho más autocrítica”.

Contrapuntos a sesgos, efectos e historias famosos

Sobrecarga electiva: el famoso estudio Mark Lepper y Sheena Iyengar sobre la mermelada (pdf). Un metanálisis de Benjamin Scheibehenne y sus colegas (pdf) – el tamaño medio del efecto de cambiar el número de opciones en los distintos estudios analizados fue virtualmente cero.

El catálogo de Cornell Food y Brand Lab de los sesgos alimentarios: Jesse Singal cataloga los resultados. Creo que es justo decir que no debemos poner mucho peso en los resultados que salen de ese laboratorio.

El agotamiento de la fuerza de voluntad: Daniel Engber resume el estado de la cuestión. El metaanálisis al que se refiere Engber y la fallida replicación que generó el artículo.

Disfluencia (incrementar la dificultad agudiza el razonamiento): El trabajo original N=40 (pdf). La replicación N=7000 (pdf). Terry Burnham cuenta la historia. (Y, curioso, Adam Alter, autor del primer trabajo, sugiere que debería conocerse mejor la ley de los pequeños números).

El efecto Florida: (“inducir a la gente a pensar que es anciana podría hacer que se movieran más despacio”) la “estrella” de la crisis de replicación. Ed Yong encuadra brillantemente la historia.

Constancia: El libro Daniel Engber lo recensiona. (Me gusta la forma en que Angela Duckworth se defiende de las críticas. Puede escucharste también este episodio de Econtalk)

Actitud de crecimiento: El sumario de la Wikipedia. El libro. Y la entrada inicial de Scott Alexander y la clarificación.

La ilusión de estar en racha (hot hand): El trabajo original de Thomas Gilovich, Robert Vallone y Amos Tversky según el cual la gente percibe que los jugadores de baloncesto están en racha cuando tal cosa no existe. El trabajo de Joshua Miller y Adam Sanjurjo muestra que el argumento original estaba basado en un error estadístico. Las rachas existen en baloncesto (aunque hay que dcir que hay abundantes pruebas de que la gente ve patrones donde no existen) ESPN examina la cuestión.

Jueces hambrientos: Shai Danziger y otros publicaron un trabajo según el cual las decisiones favorables a la libertad provisional por parte de las comisiones israelíes competentes caían en picado cuando se acercaba la hora de la comida (de un 65 % a casi 0). Andreas Glockner sugiere que podría tratarse de una ilusión estadística. Keren Weinshall-Margela y John Shapard indican que el orden en el que se analizan las solicitudes de libertad provisional puede no ser aleatorio (Danziger and friends dan la réplica). Y Daniel Lakens sugiere que hay que rechazar los resultados porque son, simplemente, imposibles. (Mi entrada y mi entrada más reciente)

Descuento hiperbólico: De Ariel Rubenstein “Economics and Psychology”? The Case of Hyperbolic Discounting (pdf) – “El mismo tipo de argumentos que rechaza las funciones de utilidad con descuento constante estándar permite rechazar con la misma facilidad el descuento hiperbólico”.

Ilusión de control: Francesca Gino, Zachariah Sharek y Don Moore’s Keeping the illusion of control under control: Ceilings, floors, and imperfect calibration (pdf) – “Al poner el acento en situaciones caracterizadas por escaso control, los estudios previos han creado la ilusión de que la gente sobreestima sistemáticamente el nivel de control de las situaciones a las que se enfrentan” (My post)

Incentivos monetarios: Doug Rohrer, Harold Pashler y Christine Harris, Do subtle reminders of money change people’s political views? – Una réplica que no encontró efecto alguno (pdf). Kathleen Vohs replica (pdf). Miguel Vadillo, Tom Hardwicke y David R. Shanks responden – Un análisis amplio de la literatura más general sobre los incentivos monetarios sugiere, entre otras cosas, que existen un enorme sesgo de publicación (que se publican sólo los estudios que dan resultados que confirman la existencia del fenómeno que se está estudiando).

Donación de órganos: ¿Austria tiene una tasa de donación de órganos del 99.94% gracias a la forma en que ha diseñado el proceso de solicitud del carné de conducir? No.

Sobreconfianza: Don Moore y Paul Healy “The Trouble with Overconfidence” (pdf) – ¿Qué es lo que se se quiere decir cuando se dice que <<la gente tiende a tener una excesiva confianza en sí misma>>? (la entrada de Jason Collins)

Poses para aparentar poder: Jesse Singal sobre el cambio de Dana Carney que ha pasado de ser la autora del trabajo clásico sobre las poses para aparentar poder (pdf) a ser escéptica al respecto. Carney ha colgado un documento sobre su cambio de posición en su página web.

Incentivo de los motivos de emparejamiento: Shanks  y otros sobre Romance, risk, and replication: Can consumer choices and risk-taking be primed by mating motives? (pdf): un intento fallido de replicación más “un metaanálisis de la literatura revela contundentemente que o ha habido un sesgo de publicación o un p-hacking (pesca de datos)” (Yo mismo he citado algunos de esos estudios aprobatoriamente en un trabajo publicado – un error).

Escasez:  el libro y mi recensión.  Leandro Carvalho, Stephan Meier and Stephanie Wang, Poverty and Economic Decision-Making: Evidence from Changes in Financial Resources at Payday – “Nuestros resultados indican que los participantes tuvieron un desempeño semejante en la realización de un cierto número de tareas cognitivas antes y después de recibir el salario diario”

Aplicaciones de la psicología económica (y de los empujoncitos “nudging”)

Philip Booth, Behavioural economics – a critique of its policy conclusions: “Parece que hemos llegado… a una situación en la que tenemos administraciones públicas que usan la Economía de 1º complementada con Psicología Económica para tratar de llevar a los mercados a la perfección cuando los mercados, sencillamente, no pueden convertirse en perfectos y, quizá, ni siquiera pueden mejorarse sus resultados”.

John Cochrane,Homo economicus or homo paleas?: “El argumento a favor de los mercados libres no se funda en que las decisiones de cada uno sean perfectas. Se basa en en la larga y triste experiencia de que las burocracias estatales son bastante malas tomando decisiones por la gente”. Noah Smith da la réplica.

Reuben Finighan Beyond Nudge: The Potential of Behavioural Policy: “Los que diseñan las políticas públicas, a menudo, equiparan erróneamente políticas conductistas con “empujoncitos” y, sin embargo, los “empujoncitos” son sólo una parte y ni siquiera la más importante de la revolución conductista”.

Ted Gayer, Energy efficiency, risk and uncertainty, and behavioral public choice: “el principal fallo de la racionalidad humana no se encuentra en las empresas y los consumidores que consumen energía, sino en los propios reguladores”. Y dos trabajos relativos a la cuestión de Gayer y W. Kip Viscusi: Overriding Consumer Preferences With Energy Regulations (pdf) y “Behavioral Public Choice: The Behavioral Paradox of Government Policy” (pdf)

Tim Harford, Behavioural Economics and Public Policy: “El atractivo del conductismo no está en que sea más efectivo, sino en que es menos impopular” (Busque el artículo en google y utilice ese vínculo si no puede acceder al Financial Times)

George Loewenstein y Peter Ubel Economics Behaving Badly: “La Psicología Económica está siendo utilizada con finalidades políticas al permitir a los que diseñan las políticas tener que aplicar las soluciones más dolorosas pero más efectivas basadas en la teoría económica tradicional”

Algunas sugerencias de libros fundamentales

Concedo que se trata de trabajos críticos, pero estos serían los tres libros que recomendaría, prima facie, al que quiera adquirir los conocimientos básicos sobre la materia.

Daniel Kahneman, Thinking, Fast and Slow: sigue siendo el mejor panorama disponible de la Psicología Económica. Sin embargo, no parece que esté soportando demasiado bien el paso del tiempo. Esto es un análisis fantástico del capítulo dedicado a la posibilidad de incentivar las conductas, y la respuesta de Kahneman a esa recensión en los comentarios (se darán cuenta de que Kahneman es un gigante en este campo).

Richard Thaler, Misbehaving: Una historia bastante buena de la Psicología Económica (aunque excesivamente centrada en los EE.UU.).

The Behavioral Foundations of Public Policy: Probablemente el mejor libro que he leído nunca sobre las aplicaciones que funcionan (y no se trata de las mismas viejas historias que nos han contado tantas veces).

Entradas relacionadas 

Linda, la estadística y la racionalidad humana ; Shleifer comenta el libro de KahnemanMaximizar los beneficios y conductas racionalesBuenas instituciones hacen ciudadanos generososPara qué razonamos (III): racionalidad expresiva de la pertenencia a un grupoHeurística para gente inteligenteMás sobre reglas heurísticas y cooperaciónProcesos de decisión, intuición razonada y behavioural economicsReglas heurísticasMás sobre Enlightenment 2.0Una historia chilena sobre la impuntualidad y el análisis económicoTweet largo: análisis económico del Derecho 1.0, 2.0 y 3.0Los costes de tomar decisiones (I)La psicología de la escasezIntolerancia al ceroCooperación, economía de mercado y Estado