Los hechos

Karl y Werner son propietarios de perros de caza y van de paseo a veces entre semana con sus perros. Como también trabajan en la misma empresa, deciden cuidar recíprocamente de los perros del otro de la siguiente manera: se turnan día a día de forma que un día Werner cuida y vigila a los dos perros y al día siguiente, Karl hace lo propio.

Paseando un día Karl con su perro por un parque, se encuentra a Cecilia, una ex-alumna suya de la Universidad. Cecilia es graduada en Derecho y ahora dirige una empresa que fabrica galletas para perros que tienen de especial que están tratadas con conservantes naturales.

Cecilia ofrece a Karl proporcionarle gratis los restos de carne de su fábrica para que Karl, con esos restos, pueda alimentar a su perro. Le advierte que esos restos solo son comestibles transcurridos dos días desde que se los entregue porque los conservantes que contiene la carne sólo se eliminan transcurrido dicho período de tiempo. Si los perros consumen esa carne – esos restos – antes de dicho plazo pueden enfermar gravemente e incluso morir.

Días después, Cecilia llama a Karl y le informa de que su conductor – el de Cecilia – Ferdinand, le entregará los restos de carne y Karl le responde agradeciéndoselo. Cecilia no reitera la advertencia sobre el riesgo de consumo de la carne antes del transcurso del plazo de dos días y tampoco se indica a Ferdinand que haga la advertencia.

Ferdinand se dirige a entregar los restos de carne a Karl cuando éste está en un parque cercano a su casa con los dos perros, esto es, con el suyo y con el de Werner. Los perros están sueltos corriendo por el parque. Karl no presta atención a los perros porque está enfrascado en la lectura de un libro. El coche conducido por Ferdinand choca con el perro de Werner. El perro sufre heridas y debe ser tratado por un veterinario con un coste de 300 €. Ferdinand conducía a velocidad excesiva y no pudo frenar a tiempo.

El mismo día, Karl alimenta a su propio perro con los restos de carne, antes de que hubiera  transcurrido, por lo tanto, el plazo de dos días. Y por la noche, el perro se siente mal y hay que operarlo de urgencia. Si no se hubiera practicado la operación, el perro habría muerto. El veterinario presenta una factura de 600 €

Preguntas

  1. ¿Puede Karl pedir a Cecilia que le reembolse el coste de la operación de urgencia a su perro?
  2. ¿Tiene derecho Werner a que Karl le reembolse los costes de tratamiento de su perro (del perro de Werner)
  3. ¿Puede Werner exigir a Ferdinand y a Cecilia que le reembolsen los costes del tratamiento de su perro (del perro de Werner)
  4. ¿Puede Karl reclamar de Cecilia los costes de tratamiento del perro de Werner?

La solución en Derecho alemán (primera parte; segunda parte, tercera parte, cuarta parte, quinta parte).

Origen del caso

El caso está tomado del primer Examen de Estado, Alemania, Hamburgo, febrero 2017


Foto: JJBose

 

Mirada 360