Por Juan Damián Moreno

 

El derecho a guardar silencio y a no confesarse culpable es una garantía constitucional básica en una democracia (Miranda v. Arizona), una precaución procesal especialmente dispuesta para prevenir el riesgo de las confesiones involuntarias u obtenidas bajo medios ilícitos, evitando con ello que el sospechoso pueda contribuir con sus actos a su propia condena.

A través de este video, expresado únicamente mediante un texto reflejado en una doble pantalla y del impactante sonido que acompaña a cada fase del interrogatorio, Ignas Krunglevicius muestra de qué forma el resultado de un interrogatorio puede en ocasiones llevar a conclusiones distintas a las que ha pretendido la persona interrogada. El autor presenta el caso de la mujer de un sacerdote americano, Mary Kovic, acusada de haber disparado contra su marido. Al ser interrogada por la policía, y a pesar de las garantías que rodean a este tipo de interrogatorios y de las advertencias que se le hacen respecto de sus derechos, la sospechosa acaba convirtiéndose en víctima de la manipulación de quien trata de arrancar de ella una confesión (duración 13 m). Interesante de ver, y si alguno se encuentra por Montpellier, puede ver la exposición completa en La Panacée.

Mirada 360